no todas las niñeras son lindas y tiernas como parecen!


no todas las niñeras son lindas y tiernas como parecen!

Cuando Whitney, una joven madre, empezó a notar cosas extrañas cuando llegaba la niñera, supo que algo malo estaba sucediendo. Cada vez que la mujer entraba por la puerta, su hija de 1 año, Raylee, corría a esconderse tras ella o Chris, su padre. Hacía tan solo unas pocas semanas que habían contratado a una ex compañera de escuela para que cuidara a la pequeña de vez en cuando, ya que Whitney tenía que asistir a la universidad.


Pero cuando vio cómo su hija reaccionaba ante la presencia de la niñera, empezó a sospechar lo peor. Por instinto, decidió entonces comprar una cámara espía, oculta dentro de un reloj, para ponerla en la sala de estar. De esa forma podría saber exactamente qué pasaba cuando llegara a casa.




Tras el primer día de haber dejado la cámara, volvió a casa deseosa de ver qué había en la grabación. Pero cuando entró a la sala de estar, vio con horror que la cámara estaba dada vuelta hacia la pared. Con el corazón en la boca, la tomó rápidamente y fue a checar en su computador qué había sucedido.


¡La niñera sacudía y golpeaba violentamente a su pequeña hija! Whitney no lo podía creer. Llamó inmediatamente a la policía y llevó a Raylee a urgencias. Por suerte, no tenía ningún daño mayor, pero un oficial de policía le advirtió que, de no haberlo descubierto a tiempo, aquella mujer podría haber matado a su hija. Sacudir a un bebé es, de hecho, una práctica peligrosísima que puede culminar con la muerte. 



La policía arrestó a la niñera, quien lamentablemente obtuvo una penalización muy baja, ya que Raylee no tenía daños notables. Pero aún así tuvo que cumplir una condena. 

Sin embargo, al poco tiempo Whitney supo que el violento acto no iba a quedar en los antecedentes y que existía el peligro de que otras madres la contrataran sin saber que ya había estado cumpliendo condena por ello. ¡Qué miedo! 




Es por ello que ahora esta valiente madre trabaja arduamente para que existan y se hagan públicos los registros de las personas que han cometido abusos hacia menores. De esta forma, pretende que los padres no contraten a una niñera como la que ellos contrataron. Ese error podría salirles muy caro.


Esperamos que estos padres logren su cometido y que ningún desalmado más pueda volver a trabajar con niños.